UN GOCE MORTAL

Secuestra el pudor
vulnera el espacio
interroga a la voluntad.
Embriaga de noche lo cómplice
porque la entrega, es clandestina...
Libera a los verdugos del objeto,
a los reos del deseo
a las víctimas de la carne...
Esta cárcel,
premia a los proscritos
a los culpables.
Esta puerta, no es secreta.
Tomad aire, coged impulso, empujad,
desplegad vuestro acento...
Estáis dentro.
En la gruta
donde rendirse
donde regalarse
donde desplegar
los jugos agradecidos,
impúdicos,
libidinosos, sangrientos...
Venid, enfermos de fuego.
Venid...
Y lo voraz,
reclama lenguas sometidas
torturadas por placeres permitidos.
Y el instinto,
rezuma un apetito delirante.
Un goce mortal.
Que no mata, hiere.

7 comentarios:

  1. ¿Y puedes creer que según iba leyendo esto me recordaba a algún poeta clásico del mundo latino? por el tema y el tono general. Pero esta cabeza mía...no recuerdo el nombre.(diría Cátulo..pero igual no es él).
    Ya te he visitado en Afinidades.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Pues la cueva de Platón no parece... Sí, está lleno de sensualidad este poema.

    (Estoy con lo de afinidaes. Y gracias)

    ResponderEliminar
  3. me gusta, de hecho, me gusta mucho.
    besazos de fresa con nata y una pizca de chocolate molido y miel.(demasiado empalagoso ¿no?)

    ResponderEliminar
  4. Alfaro, algo de razón tienes, ya sabes que todos somos uno y aunque lejos en el tiempo y en el espacio nos impregnamos de lo dicho.

    Jose, me alegra que disfrutes de la cueva que preparé, sensual/viva.

    Pepe, me encanta ¡Ummmm! me lamo y me relamo, me lo he comido en forma de helado ayer, pero sin miel. Lo malo son las caderas, pero de empalagoso nada...


    Muchos besos de colores y sabores a alegir para los tres.

    ResponderEliminar
  5. Joder, Begoña, qué bueno. Qué sensual y qué sexual.

    Maravilloso.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Javier, me alegra que te guste y he recordado lo que me dijiste en relación a la edad, y esas vainas, gracias colega.

    Besazos.

    ResponderEliminar

Regálame tus palabras...