Y VIVIR...

La vida se arriesga momentanea
escurridiza es la historia
que se plasma
tras la serena caricia
de quien dormita tempestades.

He conservado una puerta
siempre abierta
y apostado un nombre que no chirría
que fortuíto aprende.
La simiente es terca
se oxida se no es recibida con alabanzas.
Contempla cerca el espectáculo.
Lo que mora en tu verdad espera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Regálame tus palabras...