RAMITAS DE ROMERO, BUENO, PARA EL CALDO


-No quiero ver mi futuro
aparta de mí esa bola.
Me ofreces el mañana
el día que me espera
las idas y venidas
salud, dinero, amor…

-No quiero saberlo
muchas gracias
ni que me mires el iris
me irritas la ira
ni que me eches las cartas
ni me leas la mano.
-Y los posos del café,
-deja, que se los echo a la hortensia,
-y las ramitas de romero,
-bueno, para el caldo…

-No gracias, que no
lo que sea será
lo que venga…

-Y la buenaventura
-me da lo mismo
lo que pido es
una aventura, pero buena…

-Anda , que te miro el amor
-qué no
si me han de querer, me querrán
y sino, me quiero yo.

Soy dueña de mi presente
de la mañana de hoy
de mi cuerpo de hoy
de mis pensamientos
aunque naveguen con dudas
con temores,
son míos, son ahora.

No deseo conocer el porvenir
que vendrá como hasta hoy
sin permiso
sin consejo
sin conejo en la chistera
sin pitonisas, adivinos
videntes de bultos
ni brujas de camilla.
Sin hechizos ni mejunjes…

-¿Y si te echan mal de ojo?
-Pues no me doy por aludida
y punto.



 

5 comentarios:

  1. Rico, rico. Y punto. Que no hay en la vida nada como la pena de ser ciego en Granada.
    Achuchones.

    ResponderEliminar
  2. Que ocurra lo que tenga que ocurrir.
    Y un porsi: a mal tiempo buena cara.
    Besos, estás muy guapa.

    ResponderEliminar
  3. ¡Has cambiado el decorado de tu pisito otra vez!! Qué bueno, eso sí que es renovarse y lo demás son bobadas, hace usted muy bien.
    Precioso poema, muy interesante ese desarrollo a dos bandas que le hace más coloquial sin perder un ápice de lirismo. Enhorabuena. Tú sí que sabes.
    Besacos, niña!!

    ResponderEliminar
  4. bonito el poema pero nada acaba nunca

    ResponderEliminar

Regálame tus palabras...