YO TAMBIÉN ESTOY SOLA...


Yo también estoy sola
yo tampoco tengo
yo caigo
tiemblo
toso
me orino
vomito
                  y me sujeto la cabeza.
No voy a bajarla
no quiero dar lástima
la pena no quita el dolor
sólo acompaña a la vergüenza.
No voy a marcharme
sé que la miseria no tiene fin
la hambruna aquí
                  es considerada solemne.
Si te quedas
                  SACA PECHO.

10 comentarios:

  1. Como ando como loca con cambios y giros mortales, pues maté la entrada y la he tenido que repetir...
    Ángel, y Pepe corazones perdonadme, pero que estaba de acuerdo en todo, jejeje...

    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. no problem bego, yo también me pego constantemente con el puñetero blog, casi a diario. abrazos.

    ResponderEliminar
  3. buen poema, Begoña. Deja un regusto amargo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Pues, a sacar pecho Begoña,qué si no.
    Qué entretenido el minuto que paso mirando la fotografías cada vez que vengo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Javier, gracias, pero te digo que con el último verso, intento aplacar la amargura.

    Abrazos.

    Alfaro querida, todos mis yos, o casi todos están ahí, ha pasado el tiempo...

    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Veo que has remozado la imagen (a lo mejor ya hace tiempo y no había caído), me gusta más que la anterior.
    Dí que sí: antes perder la cabeza que bajarla.

    ResponderEliminar
  7. No estás sola Begoña.
    Tienes amig@s, entre los cuales si lo deseas puedes contarme.
    De todos modos ,sólo del estado de soledad se perfilan tan bellos poemas como el tuyo.
    felicidades y muchos besos.

    ResponderEliminar
  8. gracias bego por colgar la foto en tu blog, agradecidisimo, un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Amargo, real, y lo que mas me gusta Bego, lo que hace este poema diferente, lo que lleva tu firma y hace aun mas tuyas estas palabras es la Valentia.

    Si te quedas, SACA PECHO, a pesar de la cruda realidad.

    Un abrazo valiente, es un poema precioso

    ResponderEliminar

Regálame tus palabras...