SIN LÁGRIMAS

Recorro caminos
y devoro piedras como amenazas.
Subsidios peregrinos
me seducen
tentaciones primarias
agónicos susurros
ateridos pedazos de pan
sospechas
y muchas palabras
palabras que se quejan
que me ahogan...
Razones
seberas
poderosas razones.
Sequías lánguidas
como ojos de viudas
que sin lágrimas
me miran. Me matan.

2 comentarios:

  1. que haya ternura ya donde ahora ves severidad, ya

    ResponderEliminar
  2. Buen poema. Sigues en forma, Begoña.

    Abrazos.

    ResponderEliminar

Regálame tus palabras...