CONSOLAR SEGUNDOS

Te siento al antojo del devenir
pisadas por un viejo reducto del norte
las huellas no reconocen los pasos
de pequeña
hembra abotargada que hoy siento tras de mí.
Toca aguantar, toca gemir desnuda de nombre
y consolar segundos
donde la canción renueva
allí donde nada puede mancillar la esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Regálame tus palabras...