VIVIR PALESTINA

La mirada se desplaza por la realidad
se acomoda y no se contamina
no se empapa de la sangre Palestina.
La pena no refleja lo que allí se mastica
un pan preñado de vísceras
un agua coloreada de escombros.

Las piedras, supuran oraciones inútiles
cantos deslucidos en gargantas amortajadas.

La ceguera de occidente se prolonga hasta mis lágrimas.

Cómo seguir el camino
cómo organizar la ira
cómo descubrir la belleza en el espanto
cómo adivinar la gloria, la recompensa
en el más allá.

La rutina de la muerte enmascara la cordura
unas razones que se sacrifican por amor.

Vivir Palestina es morir joven, 
virgen, desterrada, refugiada, amoratada, hambrienta, helada, 
semienterrada, harapienta, naufraga, destruida, explotada, mutilada, huérfana...

Vivir Palestina es enarbolar la dignidad herida
y entre tus manos dejar que se deslice la tierra muerta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Regálame tus palabras...