GRECIA SIN ESPADAS

Nada te salvará
cuando ante el precipicio
a quien amas diga, ven
Nada hará que derrames el líquido
la savia que chorrea  dignidad

a ti, pisoteada historia sin pestañas
Grecia te sale por los poros
una bella democracia muerta
que reclama aunque duele
lo nuestro lo tuyo y mío.

nada perdonará la usencia  de alegría
de los días de gloria
donde percibías la melodía de las cosas
cuando nada terrestre podía afligir a tu esperanza.

Vinieron los portadores de fina estampa
cargados de promesas
dineros a mañana
capital feroz
escrúpulos cero
piedad retraía en la avaricia de ayer, de hoy,
de un aquí que invalida, mutila, asfixia.
Mata.

con donar estiércol 
con donar caricias de conciencias lapidadas
conformando a unos ellos con gerundios hambrientos
y unas ellas desahuciadas las miradas.

Niñas, niños, abuelas, abuelos
dónde madres agitadoras
dónde padres camuflados en edificios de espuma.

Ni tú posees la ceguera para la guerra
ni yo la hija del sol
la hembra desahuciada
la paria
la sin nada
adivino techo, pan, cama.

Quién calmará las entrañas de Grecia,
que rugen

Alaridos de vida que claman justicia sin espadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Regálame tus palabras...