BEBER VIDA


Enquistada la vida regalada no da sombra
perpleja la sonrisa es muda peregrina
si destapas la quieta mañana
no te asustes y besa los labios muertos
la resurrección acecha.


Y te tortutas mirando la libertad de otros
y te derrites envidiándoles
porque el hombre viejo te espera
y el niño que no te olvida quiere beber.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Regálame tus palabras...