NO PEDIRÉ PERDÓN

 
 No voy a pedir perdón
por nada ni a nadie.
Me han pasado por encima
los años que la traición gravó a fuego
me han triturado las ganas de
tener ganas
y se apodera de mí una vida agrietada
que trasnocho muda
rota,
sin sosiego.

No voy a pedir perdón
por no pedirlo
por resistir
por no bajar la cabeza
ni rebajar
lo que dentro
aunque sea un grito
sordo
me hace seguir aquí,

donde tienes que mirarme
a la cara

2 comentarios:

  1. resistir, sin pedir perdón


    abrazo*

    ResponderEliminar
  2. Un paso atrás nunca es una derrota, es el preámbulo del rinicio de la caminata.

    Un saludo Begoña

    ResponderEliminar

Regálame tus palabras...