Berlanga, ah sí, el padre de Carlos...


Antes de ser consciente de la carrera cinematográfica de Luis García Berlanga y descubrir que sus películas eran realidad irónica y certera de la vida española. Supe de él, por ser el padre de uno de los artistas que admiraba de adolescente. Primero en "Kaka de Luxe",  simplemente verle moverse, aunque  apenas vocalizaba sus canciones, yo me derretía... Y más tarde, en los diferentes grupos que siguieron a éste. Lamenté mucho su pérdida en el 2002, me quedé sin un referente, sin parte de mi biografía y lo añoro.
Apesar de sus desencuentros con mi admirada Alaska, siempre que presencio una de sus actuaciones  no puedo evitar sentirle  allí, a su lado en el escenario. Será su espíritu,  será mi imaginación...
Carlos se fue muy pronto, le quedaba mucho por ofrecer, muchas caricias que regalar de diferentes formas. Tengo encima  de mi escritorio, desde donde escribo estas letras un diseño suyo. El cartel de la película de Almodovar "Matador". No puedo evitar por lo tanto sentirme cerca. Y Berlanganeo a menudo...

Respecto a Luis,  me encantaba escucharle,  fiel seguidora de sus películas -obras maestras- seguía sus intervenciones en coloquios, entrevistas... Siempre irónico, fatalista, con esa mirada inteligente y con ese toque de pícaro, de minucioso creador. Todo un seductor también con la palabra.

Que me siento pequeña, que me siento un poco más perdida, que se van acabando los grandes de verdad, los que sabían decir lo que había que decir sin importarles repercusiones, censuras, caciques, políticos de tres al cuarto y algunos colegas con mala baba, que también...

Querido Luis, pásalo bien, que seguro te espera una gran película por dirigir.

4 comentarios:

Regálame tus palabras...