DE LA PALABRA AL FUEGO POR RAFAEL GÓCHEZ SOSA. REPÚBLICA DE EL SALVADOR (1927-1986)


Ahí está la palabra.
Recogedla.
Haced con ella
el agua poderosa, establecida
desde el rocío anunciador
de la esperanza, hasta el brazo de los mares
o del llanto.
La palabra era. Ha sido siempre.
Estuvo con el hombre
primitivo
y está en el primitivo anhelo de entendernos.
Está en las vértebras del frío, derrotada,
pero está.
Vedla en el silencio
volcánico del pueblo. Miradla
historiando el barro
en el muslo de nuestra
raza y viento.
La palabra vive, conduce.
Prologa las edades.
Se toca en la herida del desvelo
lo mismo que en la luna
jubilosa de los sueños.
Se intuye la raíz de su distancia
en el puerto
de la sangre.
En todo.
Aquí.
En el ángulo inexacto de los cementerios;
en el sexo tropical
del vientre
púber;
en suelos agotados, sin emblemas;
en simientes de paz, guerra o cansancio;
en la pátina cruel
de los olvidos; en las islas
del loco; en el pecado;
en la sed; en las uñas del miedo;
en los escapularios del invierno,
en esto, en aquello, en todo: ¡la palabra!
¡Recogedla, señores de la siesta,
y haced con ella las sandalias
para llegar al fuego!

Del poemario "Poemas circulares", (1964)

5 comentarios:

  1. Contigo estoy aprendiendo un montón, de dónde sacas a estos poetas, cuánto talento desconozco, gracias.
    Un gran beso, Z.

    ResponderEliminar
  2. Qué precioso,
    yo quiero palabras para hecer sandalias y llegar...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No conocía al autor. Voy conociendo poetas nuevos por países, dando la vuelta al mundo en bibliotecas y sitios web, y ando por América, pero a la república de El Salvador no he llegado todavía. Ala, uno que me apunto gracias a ti. Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Además, me obsesionan de forma virginal los círculos, las espirales, las redondeces.

    ResponderEliminar

Regálame tus palabras...