JAULAS CETRINAS ASOMAN CABEZAS SIN MANZANILLA


Dejarse el alma
con las entrañas en el retrovisor
que todos vean
que salpiquen tantas vísceras...
Adiós amigos
compañeros de batallas
me voy a la humilde morada
allá en las cumbres
donde no llegan los escombros,
los derruidos montones de mierda que asoman
por la vida propia y la ajena  maloliente.
Jaulas cetrinas asoman cabezas sin manzanilla.
A dónde tantos buceadores de la ponzoña
a dónde torticeros mancillados de esperanzas
no, ya no queda
ya no hay nada aquí
mi cabeza da vueltas
no soy capaz de separarla del tronco,
hay mutilación de campanas
trotamundos dubitativos
alabanzas de dos por cuatro
de escalinatas de oro
de macizos mosaicos...
Ay, cuántos oropeles barnizados de miseria...
No, mi sobria cabellera
se purifica rechinando
cuando paso mi dedo muerto por encima.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Regálame tus palabras...